domingo, marzo 18, 2012

Hoy es uno de esos días...

Me acerqué a la habitación, lentamente, paso a paso... la tienen así desde hace ya casi un año. Me daba miedo entrar, miré a todos lados. No había nadie, la puerta estaba entreabierta y mi corazón latía rápidamente. Llegué a la puerta y eché un último vistazo alrededor para ver si nadie me veía y entré. De repente tenía seis años otra vez, y me acercaba corriendo al tocador, me miraba en el espejo, abría los cajones. Aún tienen el mismo olor, saqué tus labiales y tu rubor. Después abrí una pequeña puerta... el compartimiento de tus perfumes. Ahí sigue la cajita musical, ahí siguen las bailarinas e incluso ahí siguen las camas y cobijas que les hicimos para que no les diera frío. Cerré los ojos para verte otra vez, para oírte llamarme, para escucharte pidiéndome que te acompañara a arreglarte, peinarte y maquillarte. Mi rutina favorita.
No puedo evitar abrir los ojos y ver que ya no está tu cama en tu cuarto, y en frente del espejo está lo que queda de ti... sabía hace mucho que te habías rendido, sin embargo yo juraba que volverías sólo para despedirte. Supongo que hace mucho lo hiciste...
Debo confesar, que siempre voy a tu cuarto y abro esa puertita, que me hace recordarte. Cierro los ojos...  cierro la puerta y salgo de la habitación antes de que cualquiera se de cuenta, no sin antes ver las fotos que llenan el cuarto: contigo, conmigo y con todos, cuando todo era fácil, cuando todo era mejor.



~te extraño~ 刺青のちゅう~~~~

No hay comentarios.: